Aprende a mantener limpia y ordenada tu zona de trabajo

limpiar y ordenar mesa de trabajo

Es muy probable que en este momento te encuentres trabajando desde casa o desde un espacio de coworking, pero si estás trabajando en la oficina también te puede interesar lo que te vamos a explicar a continuación para mantener tu zona de trabajo limpia y ordenada. ¡Sigue leyendo!

¿Por qué es tan importante que el área de trabajo esté en perfectas condiciones?

Para que el trabajo sea eficaz y nos sintamos a gusto, es importante mantener la limpieza y el orden en nuestra zona de trabajo. Cuando nada de esto se cumple y hay objetos de más desperdigados por toda la mesa y la habitación, las pérdidas de tiempo y los retrasos se hacen notar e, incluso, puede haber riesgo de sufrir un accidente.

Por lo tanto, debemos de implantar una rutina específica semanal de limpieza y orden para que no se nos vaya a la manos y no tengamos que trabajar más de la cuenta cuando decidamos ponerle remedio.

6 consejos para evitar la suciedad y el desorden en el puesto de trabajo

Siguiendo las pautas que te vamos a dar a continuación, te será bastante fácil mantener a raya la suciedad y el desorden de tu puesto de trabajo sin emplear un tiempo excesivo, ya sea en casa, en la oficina o en cualquier otro lugar.

1. Establece al menos un día a la semana de limpieza

Si sigues este consejo, todo lo demás te será muy fácil de cumplir. Busca un hueco en tu agenda y dale prioridad a las zonas más vulnerables para que no se acumule la suciedad. También sería interesante aprovechar este momento para limpiar otras estancias de la casa si teletrabajas.

2. Retira todos los objetos para limpiar la suciedad

Parece una obviedad, pero tenemos que recordar que no se puede limpiar correctamente una mesa si tenemos objetos encima, ya que habrá partes que se quedarán sucias. Retira todo lo necesario de la mesa y otras superficies antes de quitar el polvo y eliminar manchas que se resisten.

3. Coloca en la mesa solo los elementos necesarios

Intenta ser minimalista siempre que sea posible. Guarda aquellos objetos que no vayas a usar para trabajar, ten a mano los que necesites (cuanto más ordenado, más fácil será organizarse) y deshazte de los que ya no vayas a usar más, como pueden ser papeles antiguos (¡no te olvides de reciclar!) o herramientas que ya no sirven como bolígrafos, grapadoras rotas o carpetas inservibles.

4. Recuerda dónde guardas cada cosa

Si vas a quitar ciertos objetos de la mesa porque no los necesitas, intenta recordar dónde vas a guardar cada cosa para que te resulte fácil localizarlos cuando vayas a usarlos.

5. Haz lo posible por no ensuciar

Parece muy fácil, pero a veces es inevitable llenarlo todo de migas o derramar el café si comemos en la mesa. Busca otro lugar donde desayunar o almorzar para que no haya que limpiar más de la cuenta.

6. Invierte en ayuda si te falta tiempo

Si sientes que no tienes tiempo para todo y te faltan horas del día, lo más recomendable es contratar una empresa de limpieza para que se encarguen de ello. Existen muchas ventajas en la externalización de la limpieza, pero la más importante es que podrás dedicarle más tiempo a tu trabajo.

Ahora que ya sabes cómo puedes mantener tu zona de trabajo más limpia y ordenada, desde Limpiezas del Sol te recomendamos poner en práctica cada uno de estos consejos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *