Cómo mantener el acero inoxidable impecable

El acero inoxidable forma parte de cualquier casa: lo encontramos, sobre todo, en el menaje y equipamiento de las cocinas, así como en ciertos estantes, mesas o pomos de las puertas. La gran ventaja de este material a la hora de limpiarlo, es que carece de porosidad y oxidación.

Sin embargo, si no se limpia y trata con los productos necesarios, el acero inoxidable podría mancharse y perder el brillo. Conoce cómo se debe limpiar el acero inoxidable y qué debes evitar.

Limpiar el acero inoxidable paso a paso

  1. Antes de utilizar cualquier otro producto, es preferible usar en primer lugar un elemento natural, como puede ser el vinagre, para dejar la superficie limpia y desinfectada. A continuación, retíralo con un papel de cocina.
  2. Después, utiliza un producto específico para una limpieza más profunda. Para ello, humedece un trapo con agua caliente y añade el producto. Frota suavemente, retira los restos del producto y seca con un paño.
  3. Por último, si con esto no has tenido suficiente, usa el aceite de oliva para aportarle más brillo al acero. Humedece un paño con este ingrediente (utiliza muy poca cantidad) y conseguirás un acabado totalmente profesional.

¿Qué se necesita para limpiar el acero inoxidable?

Existen muchísimos productos para limpiar los objetos de acero inoxidable, y se caracterizan porque cuentan con ácidos en bajas concentraciones en su composición. Según el estado del objeto, habrá que dejar que el producto actúe más o menos tiempo.

En caso de que no quieras usar ningún producto químico, siempre puedes optar por remedios naturales para limpiar el acero inoxidable, como el bicarbonato de sodio, el vinagre o el aceite de oliva. Con estos productos naturales puedes limpiar y pulir los utensilios para que vuelvan a recuperar su brillo.

También puedes utilizar esponjas o paños de microfibra para que limpiarlo te resulte más fácil, pero siempre deben ser trapos suaves para que no arañe la superficie del objeto.

Qué hay que evitar a la hora de limpiar el acero inoxidable

  • La lejía y los productos que contengan cloro están prohibidos cuando se trata de limpiar el acero inoxidable porque el daño puede ser irreparable.
  • La limpieza debe ser siempre a mano, ya que son elementos delicados que pueden rayarse con facilidad.
  • Cualquier objeto de acero inoxidable debe evitar la humedad en la medida de lo posible para evitar la corrosión. Si no se puede evitar, habrá que limpiar estos elementos con mucha más frecuencia.
  • Los productos de limpieza se pueden dejar actuar durante un tiempo dependiendo del estado en el que se encuentre el objeto, pero nunca demasiado tiempo para que no se dañen. Enjuágalos con agua y seca después de aplicar cualquier producto para que queden perfectos.
  • Evita utiliza cualquier paño que no sea suave para limpiar o secar las superficies de acero inoxidable para no estropearlas.

En Limpiezas del Sol somos especialistas en limpieza de todo tipo de superficies y estancias de casas, oficinas y otras empresas. Porque hoy más que nunca, la limpieza es esencial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *