Cómo cuidar y limpiar el horno

consejos para limpiar el horno

Utilizar el horno es una de las mejores formas de cocinar por su comodidad y por lo saludable que resulta. Pero después de utilizarlo, hay que limpiarlo siempre para que no se vayan acumulando residuos, grasa y malos olores, y en el peor de los casos, hasta bacterias y hongos.

Si aún no tienes muy claro cómo cuidar y limpiar el horno para que quede impecable, apunta estos consejos y quedará como nuevo y mejor cuidado que nunca.

Para ahorrarte trabajo, lo mejor es prevenir

Si tu horno aún es nuevo y no ha acumulado grasa, será mejor que sigas estos consejos para evitar limpiar tanto.

En primer lugar, intenta limpiar el horno  una vez a la semana para eliminar toda la suciedad acumulada y las posibles manchas, y si dispones de tiempo, procura limpiarlo (basta con que se haga de forma superficial) cada vez que lo uses. No te imaginas cuánto tiempo y esfuerzo podría ahorrarte este pequeño gesto.

3 consejos para limpiar el horno

En caso de que tu horno ya tenga mucha suciedad acumulada, sigue los consejos que te proponemos a continuación.

Limpia el horno con bicarbonato y vinagre

Teniendo en cuenta que existe una gran variedad de productos para limpiar el horno, quizá prefieras decantarte por productos naturales para no exponerte a químicos, y ya te adelantamos que sí funcionan.

En el caso de que prefieras este método, haz una mezcla homogénea con agua, ni muy líquida ni muy espesa, y colócala en todas las zonas que quieras limpiar. Deja reposar esta mezcla durante 12 horas, y después retírala con un pulverizador y vinagre.

Por último, utiliza un estropajo o un trapo para retirar el resto. El único inconveniente de esta técnica es que se necesita bastante tiempo para que quede limpio, pero es barato y efectivo, y evitarás la acumulación de gases tóxicos en la cocina.

El limón también es muy efectivo

En caso de que prefieras utilizar el limón para limpiar el horno, el proceso es aún más fácil. Parte un limón por la mitad y frótalo por la superficie sucia. Déjalo reposar y frota con un estropajo.

Este método es recomendable cuando la grasa acumulada no es mucha o lleva poco tiempo, ya que en caso de que tengas que limpiar mucho, es mejor optar por el bicarbonato y el vinagre u otros productos específicos.

Los productos quitagrasa son tus mejores aliados

Los quitagrasas son los productos estrella por su efectividad y ahorro de tiempo que suponen. Cuando el horno está muy sucio, es lo mejor que puedes usar para limpiarlo.

Pulveriza todas las zonas sucias y pon el horno a 40 grados durante 20 minutos con la puerta del horno ligeramente abierta para que no se concentren los gases. De esta manera, conseguiremos que la grasa se desprenda más fácilmente gracias al calor.

Además, abre todas las ventanas de la cocina y, a ser posible, evita quedarte en la habitación durante el proceso. Pasados los 20 minutos, retira la grasa con un trapo húmedo. Verás lo rápido y sencillo que te resulta hacerlo.

En cualquier caso, recuerda siempre esperar a que el horno se enfríe totalmente para no quemarte y para que de esta manera sea más fácil retirar toda la grasa. Además, es recomendable enjuagar bien el trapo para poder seguir usándolo más veces.

Si no dispones de tiempo para estas tareas semanales, siempre puedes acudir a una empresa profesional de limpieza como Limpiezas del Sol, donde te asesorarán y se encargarán de la limpieza de tu hogar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *