Cómo limpiar correctamente la vitrocerámica

como recuperar el brillo de la vitroceramica

Desde hace algunos años, la vitrocerámica es la gran protagonista de muchas de nuestras cocinas, dejando a un lado opciones tradicionales como los fogones, y compitiendo con otras como las más modernas de inducción. Sin embargo, mantener la vitrocerámica siempre en perfecto estado parece casi una misión imposible.

Cómo cuidar la vitrocerámica para que dure más tiempo

La vitrocerámica es un electrodoméstico de uso diario; lo que conlleva que sufra manchas, salpicaduras y hasta quemaduras. Eliminar la suciedad incrustada no siempre es fácil y muchas veces solemos utilizar productos muy abrasivos que pueden dañar el brillo de nuestra vitrocerámica.

Si sigues estos pasos, tendrás una vitrocerámica siempre limpia y cuidada:

  • Deja enfriar totalmente la vitrocerámica antes de limpiarla. Esto es fundamental, tanto por seguridad para ti como para asegurarte de que no se estropeará.
  • Elimina la suciedad más superficial con una bayeta suave y húmeda y un poco de jabón, haciendo movimientos circulares. Si hay salpicaduras de aceite, usa un papel de cocina absorbente para quitarlas antes de empezar.
  • Rasca la suciedad incrustada. La inclinación ideal es de 30º, y sobre todo, evita no hacer demasiada fuerza para no hacer rayones en el cristal. Seguidamente, pasa un paño suave para retirar los restos de suciedad.
  • A continuación, usa un limpiador específico de vitrocerámicas para pulir el cristal y sacarle el brillo. Aplica una cantidad pequeña y sigue las instrucciones del fabricante.
  • Por último, seca la superficie con un paño limpio.

Cómo recuperar el brillo de una vitrocerámica muy sucia

En muchas ocasiones, te toca mudarte a una vivienda que ya tenía vitrocerámica y no tienes la posibilidad de estrenarla. Antes de cambiar tu vitrocerámica por otra, prueba estos trucos:

  • Usa vinagre blanco sobre la placa y extiéndelo con una bayeta haciendo hincapié en las zonas más sucias. Déjalo actuar unos minutos y usa la rasqueta para eliminar las manchas incrustadas.
  • Quita el exceso de vinagre y la suciedad con una bayeta seca.
  • Aplica pasta de dientes en cada fuego y extiéndela haciendo movimientos circulares con un poco más de presión en las zonas con manchas. Después, vuelve a pasar la rasqueta por la placa.
  • Pasa una bayeta seca con movimientos circulares por toda la vitrocerámica y extiende los restos de pasta de dientes que queden.
  • Usa una bayeta húmeda para eliminar completamente la pasta de dientes y, a continuación, aplica alcohol de limpieza diluido en agua con un pulverizador y mucho cuidado.
  • Por último, seca con papel de cocina y, de paso, pule el cristal para recuperar el brillo.

En Limpiezas del Sol contamos con expertos especializados en cocinas. Si necesitas ayuda, no dudes en contactar con nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *